lunes, 24 de noviembre de 2008

Negocios de Familia en Republica Dominicana

Las empresas familiares suponen un rentable nicho de negocios a nivel mundial. Sólo en Norteamérica representan de un 80% a un 90% del total, según una investigación publicada en el Family Business Review. Un caso similar ocurre en República Dominicana donde las empresas familiares ocupan más de un 90%. Las crisis en el núcleo familiar son como las semanas, suceden una tras otra, es decir, son algo natural y permanente.


Como una familia tiene varias generaciones el proceso es continuo. Administrar las crisis es una de las cosas más difíciles porque intervienen muchos factores. El factor principal es que vivimos en un mundo de constantes cambios y que las crisis forman parte de este devenir.

Son muchas las empresas familiares que en República Dominicana han asegurado su continuidad a largo plazo. Familias de tradición en los negocios como los León Jimenes y Brugal, entre otras, que hemos escogido para este reportaje, quienes han sabido promover la innovación de sus productos, la competitividad de sus procesos, la eficiencia en su gestión, la motivación, compromiso y preparación de su personal, y la calidad de su liderazgo para responder adecuadamente a la incorporación de miembros de la familia a ésta, es decir, el relevo generacional.

Una cuestión central que nos ha servido para ilustrar mediante árboles genealógicos el mantenimiento de las relaciones fluidas entre familiares en la empresa para el buen funcionamiento de la misma y su planificación estratégica.


FamiliaVicini
Los Vicini en su cuarta generación, son una prueba de fe de que una familia puede marcar su huella en el pasado sin renunciar a las hazañas y a los proyectos del futuro. El grupo Vicini actualmente maneja empresas azucareras, eléctricas, turísticas y financieras.
Quien habla de la historia de República Dominicana no puede obviar la importancia que ha tenido el grupo Vicini. Una familia de origen italiano que echó raíces en el país, de casualidad, cuando con doce años, Juan Bautista Vicini, el precursor de esta saga de empresarios, llegó a Santo Domingo para trabajar con Nicole Genevaro, un compatriota de su mismo pueblo que había hecho fortuna exportando café y azúcar.
Juan Bautista, mejor conocido como “Baciccia”, tuvo suerte en los negocios y gracias, en parte, a su arduo trabajo y sus ahorros, logró adquirir terrenos para el cultivo de caña de azúcar.

A su muerte, los negocios familiares quedaron en manos de Juan y Felipe Vicini quienes incrementaron las inversiones, modernizando las factorías y labores de campo en el área azucarera, en propiedades inmobiliarias tanto en la zona urbana como rural del país.
La tercera generación de la familia Vicini, bajo la dirección de Juan Bautista (Gianni), José Vicini y Felipe Vicini participó activamente en el proceso de derrocamiento de la dictadura, la consolidación económica del país y el proceso democrático de la nación. Desde 2005, asumió la transición para traspasar los mandos a su cuarta generación Felipe Vicini, Juan B. Vicini, Amelia Vicini Lluberes, José Leopoldo y Marco Vicini Pérez por lo que decidió transformar su imagen y conseguir dar agilidad al grupo a nivel de comunicación.


Familia Corripio
Ejemplo de compañía familiar se enarbola el grupo Corripio que durante las últimas décadas se ha decantado por la incorporación de nuevas empresas a su entramado de negocios.En definitiva, un holding que está involucrado en todos los sectores económicos y que ha consolidado su presencia en el mundo del entretenimiento y de las empresas de comunicación.

A partir de un pequeño comercio de provisiones, creado en los años treinta con un capital de 3,000 pesos, don Manuel Corripio García levantó un grupo mercantil que actualmente da empleo a más de 7,000 personas y constituye un complejo comercial e industrial que abarca el negocio original (Manuel Corripio), pero también la distribución de electrodomésticos (Distribuidora Corripio), fábricas de clavos y de pinturas, concesionarios de vehículos, empresas de juguetes, la representación de la multinacional Procter & Gamble y medios de comunicación, entre ellos el periódico Hoy, uno de los principales diarios de circulación nacional, cuya gestión está en manos de su hijo José Luis “Pepín” Corripio Estrada.
De hecho, fue Pepín Corripio quien inició, en la década de los 60, el proceso de diversificación y expansión del pequeño negocio familiar. El desarrollo comercial y la importancia que han alcanzado hasta nuestros días los convierte en un punto de referencia obligatorio dentro del ámbito empresarial dominicano.
Actualmente “Pepín” Corripio continúa al timón de la empresa, pero poco a poco, la tercera generación de la familia va tomando las riendas del negocio, ampliando sus áreas de acción.

Familia Bonetti
Ejemplo de estilo, sucesión y unidad, la familia Bonetti ya en su tercera generación, se ha destacado por la variedad y la calidad de sus productos alimentarios, de limpieza y de cuidado personal. La excelencia del Grupo SID también les ha permitido consolidarse como distribuidor de marcas de reconocido prestigio internacional.

La Sociedad Industrial Dominicana, C. por A. (SID), fue fundada en la ciudad de Santo Domingo Republica Dominicana, el 1 de julio de 1937 por Jesús Armenteros Seisdedos y José María Bonetti Burgos, como una empresa que se dedicaría a la elaboración de aceites vegetales comestibles, siendo los pioneros en el mercado dominicano, que hasta ese momento satisfacía sus necesidades con importaciones de productos de origen animal.

SID se convirtió a través del tiempo, en una de las industrias de mayor contribución al desarrollo agroindustrial de República Dominicana. Durante sus 70 años de existencia, la empresa se ha convertido en una compañía de desarrollo dinámico, orientada a satisfacer las más variadas necesidades del consumidor dominicano.

Para principios de los años 90, su amplia cartera de productos incluía grasas y aceites comestibles, productos de limpieza y cuidado personal.
Actualmente el grupo SID, está conformado por varias empresas que son líderes en el mercado como Mercasid, Induveca, Agua Cristal e Induspalma Dominicana, consolidadas por la visión empresarial de los hijos de José María Bonetti; José Miguel y Roberto Bonetti Guerra.